Requisitos y Trámites para Empeñar en México

Empeñar objetos valiosos es una práctica que data de muchos años, es una manera de resolver alguna urgencia económica que demanda de una salida pensada de un bien-valor.

En Latinoamérica es muy común esta práctica, y lo más seguro es que en todo el mundo se practique también.

Generalmente, las condiciones y el tipo de documentación demandada para la transacción son similares; veamos en este artículo cuáles son las solicitudes establecidas en México para tal propósito. Iniciemos con el término.

¿A qué llamamos EMPEÑAR?

empeñar en México

Es dar en garantía un bien-valor para recibir otro que equivale a su valor. Generalmente se produce la transacción, cuando a alguien le urge salir de un apuro financiero y deja una prenda como garantía de la obligación de pago.

Por extensión, se dice que se “empeña” la palabra como un bien-valor que garantiza la obtención de lo establecido en un trato.

No es un trueque; pero sí es una figura del mismo, por cuanto se transa una mercancía entre dos, sin embargo, éste no requiere que se deje en depósito ningún objeto, sino que se lo intercambian.

Por otro lado, la figura comercial del empeño exige reglamentaciones legales para dar garantías a las dos partes. Por eso existen casas de empeño, como instituciones privadas para llevar este negocio.

¿Qué se requiere para empeñar en México?

Para empeñar un objeto, hay normas. Las casas de empeño han establecido condiciones para regular el tipo de objetos que se pueden dejar en prenda a cambio de dinero, entre ellas, están:

  • Tener documento de identificación oficial emitido por institución legal en México.
  • En qué condiciones se encuentra la prenda.
  • Qué material la constituye.
  • Qué documentación certifica las especificaciones, garantía y propiedad de la prenda.

¿Qué tipo de prendas se dan en empeño?

El negocio del empeño es variado, pues hay casas en las que solamente se pueden empeñar alhajas de oro y plata. Otras, equipos electrodomésticos; y otras, vehículos diversos y casas.

Todo depende de las demandas del ente que ofrece el servicio, por eso, se recomienda buscar información en la red o por vía de la experiencia de clientes, acerca de la reputación de las casas de empeño; y ellas mismas, indagar al pignotario.

Los objetos recibidos pueden variar hasta en las sucursales de las casas matrices. Ellas son entidades de empeño con independencia en las condiciones.

¿Cuáles son los pasos a seguir?

persona empeñando en México

Primero. Identifica la sucursal de la casa empeño con que deseas establecer el trato, así te informarás de sus condiciones.

Segundo. Ve a la dirección con tu documento de identificación legal original vigente, el IFE, principalmente; y en muchas de estas instituciones puedes identificarte con el pasaporte, la cédula profesional, así como la cartilla de servicio militar, pues esos son documentos oficiales en México; todo depende de la casa de empeño. Algunas, tienen capta-huellas dactilares.

Tercero. Junto con la identificación, lleva la prenda que deseas dar en empeño, la cual también debe tener la documentación requerida.

Cuarto. Un valuador de la casa revisará la prenda y emitirá un precio-valor, el cual estará sujeto a la aceptación del cliente.

Quinto. Si el pignotario queda satisfecho con la cantidad ofrecida, se inicia el empeño con los datos de identificación, más la dirección de habitación, teléfonos; y la caracterización del objeto. También se calculan los plazos de pago, las comisiones y los intereses.

Sexto. El acto de empeñar depende de la casa, puesto que en algunas tienen lectura biométrica para mayor seguridad de los datos emitidos por el usuario y solicitan fiador (cotitular), esto tiene que ver con el monto del dinero a negociar la prenda.

¿Hay casas de empeño reconocidas en México?

Como el empeño es un negocio reconocido en México, hay entidades instituidas que funcionan como bancos. Cada casa de empeño tiene sus exigencias dependiendo del monto a prestar y el tipo de objeto que empeña.

Entre las más conocidas tenemos:

  • Montepío Luz Saviñón (exige mayores condiciones)
  • La Nacional Monte de Piedad (no es tan exigente)
  • Fundación Rafael Dondé (de mediana exigencia)
  • Prendamex (mediana exigencia)

Requisitos para empeñar automóviles

Este es un caso aparte. En este rubro aumentan los requerimientos en todas las casa de cambio.

  • Debe tener documento oficial vigente.
  • Carta de residencia pagada con antigüedad no mayor de tres meses.
  • Documentos del vehículo en regla: original de la factura, carnet de circulación, tenencia vehicular.
  • Recibos de los últimos cinco años de la tenencia del auto.
  • Algunas casas, no aceptan autos que tengan más de 10 años, otras casas, especifican desde qué año aceptan.
  • Solicitan recibo y calcomanía adherida de revisión técnica actualizada.
  • En otras casas no especifican máximo del año del auto; pero solo dan un porcentaje en préstamo por el valor de la prenda, el cual debe ser finiquitado capital más intereses, en un plazo no mayor a cinco meses.
  • Los préstamos por empeños para vehículo oscilan entre 60, 70 y 85 por ciento, dependiendo de la casa.

Algunas recomendaciones a seguir:

  • Si te ves en la necesidad de empeñar por algún apuro, no dudes en cerciorarte de la entidad donde vas a realizar la transacción, pues de esa manera irás con conocimiento de causa.
  • Mantén tus documentos en orden, para que cuando realices la relación legal, no falles en el intento.
  • Si deseas una buena cantidad por tu prenda, mantenla en buen estado.
  • En el caso de los relojes, las casas de empeño prefieren los suizos.
  • Ya sabes, si de empeñar por un monto alto de dinero se trata, asegúrate de un cotitular, pues te lo exigirán.
  • Los artículos electrodomésticos deben estar completos y en buen estado, así mismo muebles, entre otros.
  • No se aceptan equipos analógicos de ninguna clase (teléfonos celulares, computadores, bocinas, equipos de sonido, televisores, entre otros objetos de esa clase).

En fin, las casas de empeño son una opción para los apuros financieros que le tienden la mano en esos momentos de necesidad imperante, porque, ¿Quién quiere salir de buenas a primeras de un objeto valioso? Tienes que tener un apuro, no hay de otra. ¡Buen empeño!

Deja un comentario