Requisitos y trámites para Fundae y Cursos Bonificados de Tripartita

En todos los países, tales como España, existe un factor inquietante para todo individuo y la sociedad en general, el desempleo. Este se presenta debido a que en muchos casos hay oportunidades que sólo son ofrecidas a aquellos que obligatoriamente cuenten con un certificado o titulación que acredite que tienen ciertos conocimientos o habilidades.

Ante un situación desfavorable, existen iniciativas como FUNDAE: Fundación Tripartita de España, que se ha encargado de promover una solución más allá de ofrecer certificados a personas que posean ciertas habilidades. Busca, en primer lugar,  la formación de calidad de los empleados españoles y, posterior a ello, su certificación.

FUNDAE y la Formación Bonificada

FUNDAE

La Fundación Tripartita ofrece formación profesional, lo cual le interesa tanto a los empleados como a las empresas; a los primeros porque estarían más preparados para los nuevos retos que se les presente en el ámbito laboral o para optar por nuevas oportunidades laborales, y a las empresas porque cuentan con personal competente para lograr los objetivos de la empresa y por ende, su éxito.

Para su buen desarrollo como fundación, FUNDAE se basa principalmente en la planificación y revisión de cursos que serán impartidos a los empleados para asegurarles la mejor calidad. Asimismo, cumple funciones que la mantiene presente activamente dentro de la sociedad, entre ellas:

  • Ofrece ayuda técnica para organizaciones públicas y privadas relacionadas: Administración Pública, empresas, sindicatos presentes en la Estatal de Formación y Patronato de Fundación.
  • Colabora y asiste en la gestión de iniciativas para la formación.
  • Diseña e implanta medios telemáticos de comunicación con las empresas antes y después de la formación.
  • Propone resoluciones normativas sobre el subsistema de formación profesional y de empleo.
  • Asiste a fotos dentro y fuera del país relacionados a la mejora y formación en el empleo.

Todas las funciones previamente presentadas fundamentan cada vez más la visión de la fundación y su mejora en lo que hace, que es ofrecer la mejor formación posible.

¿Qué formación ofrece FUNDAE?

La formación que ofrece FUNDAE es una formación bonificada debido a que se sustentan por los créditos otorgados a las empresas para específicamente la formación de sus empleados (por medio de los cursos bonificados), siendo estos llamados los “créditos de formación”.

¿Qué es un crédito de formación y cómo se obtiene?

El crédito de formación, se define como la cuantía de la cual dispone una empresa durante el año como ayuda para la formación que se imparte a sus trabajadores. En otras palabras, el crédito de formación de una empresa  tiene un monto exacto que se debe tomar en cuenta al momento de querer iniciar un curso y para obtenerlo se hace el cálculo por medio de una aplicación que se basa en los datos ya registrados en la TGSS (Tesorería General de la Seguridad Social) o por medio de un simulador desarrollado en la página FUNDAE el cual necesita de los datos de la empresa para arrojar el resultado.

Es importante destacar que el crédito de formación tiene un tiempo de vida básico de un año y puede a llegar a perderse si no es utilizado o llevada a cabo la acumulación. En cuanto a la acumulación, se puede decir que es reservar el crédito que correspondía a un año en que no será utilizado o no fue consumido para darle uso en los dos años siguientes.

¿Cómo y cuándo se pide la acumulación de crédito?

Se debe ingresar a la aplicación FUNDAE y comunicar la acumulación de crédito marcando una casilla; lo cual es necesario realizar al inicio del año, específicamente antes del 30 de Junio.

Es necesario que la empresa cuente con un crédito suficiente para los cursos a los que quiera optar y si requiere de la acumulación de crédito para consumirse al siguiente año, esta debe contar con menos de 50 empleados, además de comunicárselo a la Fundación al inicio del año.

¿Con qué otros créditos se cuenta?

El crédito adicional es el utilizado para bonificar tiempo para que tengan PIF (Permiso Individual de Formación). El  PIF, por su parte, es aquel que permite (con la autorización de la empresa) conciliar trabajo y estudios y dedicar parte de la jornada laboral a realizar cualquier formación reconocida por una acreditación oficial, incluidas las correspondientes a certificados de profesionalidad o acceder a los procesos de reconocimiento de la experiencia laboral.

La empresa podrá bonificarse por el coste salarial de las horas que el trabajador se ausente (hasta 200 horas laborables por año natural o curso lectivo) para que se pueda  desarrollar profesional y personalmente.

Requisitos para el Inicio de la Formación

Tanto el trabajador como la empresa debe contar con los requisitos para poder dar inicio a dicha formación. Los requisitos del trabajador son los siguientes:

  • Estar dado de alta ó incluído en el RGSS (Régimen General de la Seguridad Social).
  • Contactar al centro donde se realice el curso deseado, el cual debe relacionarse con su actual actividad laboral. El centro, se contacta por medio de la página seleccionando <Destacados> y dirigirse al “Buscador de cursos”.
  • Asegurarse de la existencia de centros de trabajo dentro del Estado.
  • Estar al día con los pagos en Hacienda y Seguridad Social.
  • Estar registrado en el registro mercantil mientras dure el curso.

Así mismo, la empresa también debe cumplir con ciertos requisitos adicionales a los mencionados de forma superficial al inicio. Son los siguientes:

  • La empresa debe estar dada de alta a través de la aplicación telemática. Esto quiere decir que la empresa debe gestionar y programar la formación de sus empleados a través de la aplicación FUNDAE. Si no lo hace la empresa, pueden hacerlo las entidades organizadoras.
  • Se deber certificar digitalmente a la persona jurídica.
  • La empresa debe plantearle las gestiones y acciones previstas (para llevar a cabo la formación) a quienes representen legalmente a los trabajadores. Esto es en caso de que la empresa tenga RLT o Representación Legal de Trabajadores. Si no es así, se omite este requisito y se procede al “comunicado de iniciación”:
  • La empresa debe manifestarse al inicio (a través del llamado “comunicado de iniciación”), realización y fin de la formación.
  • La empresa debe ser respondida por su trabajador, cuando realice efectivamente el curso.
  • El curso se bonifica.
Como requisito también se recalca que se debe tener en cuenta el monto del crédito para saber si cubre al curso deseado, como ya se ha establecido.

El primer requisito de las empresas expresa que la empresa no sólo programa la Formación sino también estas pueden acudir a las entidades organizadoras para que lo hagan, a un gestor administrativo, (para lo que se debe pedir el alta con un perfil bonificado o perfil de gestor en FUNDAE), o incluso a autónomos (para lo cual se debe pedir el alta como autónomo).

En cuanto al requisito a las empresas recientemente mencionado, acerca del RLT, este sostiene que la empresa debe manifestarse a dicha representación por medio de un informe que contengan los siguientes documentos:

  • Información acerca de la denominación, descripciones sobre el objetivo y las acciones que se desarrollarán para la formación.
  • Los colectivos que participarán para cada acción formativa.
  • Las fechas de calendario previstas.
  • Los medios pedagógicos a implementar.
  • Criterios utilizados para seleccionar a los participantes.
  • Lugar donde se realizará.
  • Balance de acciones formativas pasadas.

Ante la manifestación de la empresa hacia la RLT, el pronunciamiento de esta última deberá darse en 15 días para poder iniciar la formación; aunque el informe no se haya emitido. En caso de que se genere un pronunciamiento que manifieste diferencias de la RLT con la empresa, se da un tiempo de 15 días para resolverlas.

De seguir el desacuerdo entre las mismas, interviene la Estructura Paritaria Sectorial para examinar el caso y decidir lo favorable.

De los requisitos se estableció el deber de la empresa de comunicarse al inicio, durante y al final del curso. Para cada una de esas etapas del curso hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Etapa de inicio del curso. Se debe realizar un comunicado al inicio de la actividad, 7 días naturales antes, y debe contener:
  • Modalidad del curso, es decir, si se hará presencial, a distancia (teleformación), o mixta. Para la modalidad presencial debe cumplimentarse el Modelo de control de Asistencia y en la modalidad de teleformación, las plataformas deberán posibilitar el registro de la actividad de los participantes.
  • El tiempo total estimado del curso.
  • El contenido a impartir en el curso.
  • Etapa de transcurso o realización del curso.
  • La duración total del curso debe ser mayor a 2 horas pero sin superar las 8 horas diarias, salvo que el curso sea dado completo en un mismo día.
  • El curso debe ser gratuito y con un máximo de 30 participantes si es presencial y 80 en caso de que sea por teleformación.
  • Se deben consignar de la página de FUNDAE los documentos que acrediten los datos pedidos. Para obtenerlos se debe dirigir la página seleccionando en la pestaña <Cómo bonificarte> y luego a la pestaña de <Documentación>.
  • Etapa de finalización del curso. Se debe disponer de:
  • Datos de participantes que hayan cumplido el 75% de la formación.
  • Costos totales del curso (directos, indirectos y de organización).
  • Cuantía y mes de bonificación.

Se debe comunicar la finalización del curso a través de la aplicación, desde su fecha de fin y, en todo caso, antes de la presentación del boletín de cotización del mes de diciembre. La aplicación de la página calculará el coste máximo por el cual se podrá bonificar.

Al finalizar el curso, deberá entregarse a los participantes el cuestionario de evaluación del curso. Posterior a ello, en el plazo máximo de dos meses desde la finalización del curso, debe entregarse a los participantes un certificado de asistencia o diploma.

Aspectos a prevenir para una aprobación de Formación bonificada  exitosa

Tomando referencia del último requisito que deben cumplir las empresas, en él se menciona que finalmente el curso se logra bonificar, lo cual es gracias a que se ha establecido un sistema en el que se gestionan los fondos destinados a la Seguridad Social, para que junto a la empresa y el trabajador se logre financiar el curso. En el caso de las comunidades autónomas, en este punto participa también el fondo Social Europeo. La bonificación pues, será de un monto asignado a la empresa según el crédito que esta disponga, los costes incurridos y límites de estos.

Continuando con el tema de la bonificación de la formación es importante resaltar que se debe estar al día con los pagos tributarios y la SS (Seguridad Social).

Es preciso informar de que en caso de que se deseen realizar cambios como cancelación del grupo, cambio de horario, localidad o fechas de impartición, esto está permitido hasta 4 días naturales previos al inicio del curso.

En caso de que el cambio realizado afecte a la fecha de inicio, deberán transcurrir 7 días naturales entre la comunicación de la modificación y el nuevo inicio. El resto de cambios se podrán realizar hasta el mismo día de comienzo del curso. Además, para que al final de la formación la Fundación pueda validar la formación, se debe mantener acorde el número de participantes que se dijo al inicio hasta el final o si se modifica, notificarlo.

En casos de incidencias en el transcurso del curso, estas deberán ser comunicadas en la aplicación en el apartado “Incidencias”, y deberán obedecer a causas imprevistas o sobrevenidas, justificadas documentalmente y comunicadas previamente. El Servicio Público de Empleo Estatal será quién examine las mismas y resolverá si son aceptadas. De lo contrario, el grupo quedará en estado incidentado y no podrá ser aplicada la bonificación.

Deja un comentario