Requisitos para donar médula ósea

ser donante medula osea requisitos

En líneas generales y tratando la definición, la médula ósea es un tejido que se encuentra dentro del cuerpo humano de las personas y, más concretamente, en ciertas zonas donde hay hueso, tales como: vértebras, esternón, clavícula, pelvis, entre otras partes.

Existe la posibilidad de que la médula ósea se debilite a causa de alguna enfermedad, por este motivo, los pacientes necesitarán un trasplante para que su vida no corra peligro. Desafortunadamente, muchas personas que padecen la enfermedad de la leucemia, necesitan un trasplante  de este tipo.

Si estás pensando en donar sigue leyendo, a continuación te vamos a nombrar que necesitas y cuáles son los requisitos para ser donante de médula ósea:

¿Qué es y en qué consiste una extracción de médula ósea?

Principalmente, destaca la obtención de células madre, que tienen como función producir nuevos glóbulos blancos, rojos y plaquetas. Estos componentes actúan como protección del cuerpo y, por tanto, juegan un papel determinante para que los pacientes puedan recuperarse. Además, la propia médula ósea se puede extraer de la propia sangre, o bien, del cordón umbilical.

Como se ha subrayado previamente, las partículas que se obtienen actúan como protectoras, siempre y cuando el paciente no rechace la médula ósea. En el caso de que exista rechazo, se deberán buscar nuevos donantes para comprobar si la médula es compatible con la persona enferma.

¿Cuál es la edad mínima para ser donante de médula osea?

Como requisito imprescindible todos los donantes deben tener entre 18 y 55 años y, por supuesto, no haber padecido ningún tipo de enfermedad. Sin embargo, no todas las personas serán compatibles con los pacientes enfermos.

En primer lugar, con el objetivo de que los pacientes se recuperen se analiza la médula ósea de sus familiares, puesto que hay un 30% de posibilidades de que la médula sea compatible. De no ser así, habrá que acudir a otros donantes que se hayan mostrado voluntarios, aunque en esta ocasión las posibilidades de recuperación rondan el 5%, un porcentaje demasiado bajo.

La población española cada vez está más concienciada de la importancia que tiene la donación de médula ósea. De hecho, muchas personas conocen el caso de Pablo Ráez, un joven de 20 años que se vio abocado a la leucemia y que, finalmente, a pesar de las múltiples donaciones no pudo superar su enfermedad.

A partir de este caso, muchas asociaciones se han puesto en marcha para tratar de imponer nuevas estrategias para combatir la leucemia.

Básicamente, se quiere reducir el porcentaje de mortalidad que existe debido a esta enfermedad que, por desgracia, afecta a la población actual. En este sentido, es una verdadera lástima que todavía no se haya encontrado un remedio bastante eficaz para que la gente pueda recuperarse sin sufrir ningún tipo de secuela.

¿Cuáles son los primeros síntomas que manifiestan los pacientes que requieren de un trasplante?

En la mayoría de casos experimentan fiebres altas que no desaparecen con los medicamentos.

Por otro lado, otros pacientes se quejarán de debilidad y palidez. Aunque la prueba más exacta para saber si se sufre de leucemia es observar si el paciente tiene moretones por el cuerpo, debido a la disminución de plaquetas y de glóbulos que experimenta el cuerpo.

También, la pérdida de peso repentina puede ser otro indicador. Si se experimentan estos síntomas, se recomienda que el paciente acuda a la consulta médica para tratar de solucionar el problema lo antes posible.

Normalmente, se emplea el análisis de sangre para comprobar si el paciente presenta falta de hierro o de alguna vitamina que haya podido ser la causa de la enfermedad.

En el caso de que el médico tenga dudas para delimitar qué está ocurriendo en el cuerpo de una determinada persona, podrá mandar al paciente pruebas de laboratorio o una biopsia para comprobar más detenidamente qué puede estar ocurriendo.

¿Se encuentra un donante con relativa facilidad?

Esto no se puede saber con exactitud, de hecho, hay pacientes que han fallecido esperando una donación que fuera compatible.

Aunque, los datos actuales son esperanzadores, ya que entre el 90% y el 95% de pacientes han tenido la suerte de beneficiarse de un trasplante y, por tanto, han podido seguir realizando las tareas diarias que estaban llevando a cabo, antes del desarrollo de la enfermedad.

Tampoco se puede estimar un tiempo exacto para beneficiarse de la médula, simplemente es cuestión de suerte.

Video Experiencia: Cómo es un una donación de médula ósea

Los donantes, ¿deben pasar por un proceso de selección?

No. Simplemente, deberán responder a unas cuestiones básicas que serán expuestas por el personal sanitario. Dichas preguntas están relacionadas con el tema en cuestión, algunas de ellas pueden ser:

  • ¿Por qué está interesando en donar médula ósea?
  • ¿se siente identificado con este tipo de pacientes?
  • ¿por qué?

Además, el profesional sanitario se verá obligado a informarle al donante en qué consistirá el proceso de donación y qué repercusiones puede tener el mismo.

En el momento el donante esté de acuerdo con los preceptos expuestos por el profesional, deberá firmar un escrito donde se detalle que quiere ser donante. Después, se le realizará una analítica con el objetivo de conocer el tipo de sangre que presentan.

Por último, se analizará la compatibilidad. Como dato interesante, se debe resaltar que la donación puede ir destinada a cualquier persona, independientemente, de la zona geográfica donde se encuentre.

¿Cómo se lleva a cabo el trasplante?

Antes de empezar con el proceso, será necesario que el paciente se someta a quimioterapia para eliminar las células malignas que están mermando sus condiciones físicas. Cuando el médico observe que las células malignas han desaparecido, se le facilitarán células nuevas mediante la vía intravenosa.

Posteriormente, éstas irán situándose por las diferentes partes del cuerpo y se experimentará un crecimiento de las mismas.

¿Cómo saber si la operación ha sido un éxito?

Cuando ha finalizado el proceso de quimioterapia, los recuentos sanguíneos disminuyen considerablemente. Por lo tanto, después del implante se comprobará si los niveles sanguíneos han vuelto a la normalidad. De ser positivo, el paciente estará recuperado.

Si la recuperación no ha sido positiva, se deberá seguir con la búsqueda de nuevos donantes. Durante este proceso, es importante que no desaparezca la fe del paciente por recuperarse, así se evitará que caiga en la desesperación

¿Te ha sido útil? Vota aquí
[Total: 1 Media: 5]

Leave a Comment